Comercios cerrados y gente con tapabocas, una escena repetida estos días en Montevideo. Foto: Nicolás Der Agopián

La economía impactada por el Covid-19: miles al “seguro de paro”, retraso en el Ferrocarril Central y problemas en la cadena de pagos

8min 2
Nº2064 - al de Marzo de 2020
escriben Ana Morales y Federica Chiarino

Hasta antes de fin del año pasado, al proyectar la economía uruguaya del 2020 los más pesimistas hablaban de una dinamización, en gran medida por algunas grandes obras como el tren de UPM y la construcción de su segunda planta. Pero lo que empezó como un virus nuevo surgido en noviembre en la provincia china de Wuhan, terminó por esparcirse en las últimas semanas por todo el mundo. La confirmación de los primeros casos en Uruguay, el viernes 13, derivaron en la declaración de una emergencia sanitaria que paró, total o parcial, distintos rubros de actividad y que dejó planteado un escenario recesivo.

Mientras que las oficinas gubernamentales recortaron sus tareas, en el sector privado el impacto más notorio se dio en sectores comerciales y de servicios. Al tiempo que las autoridades sanitarias recomiendan el aislamiento social para tratar de contener la propagación del nuevo virus, una de las consecuencias inmediatas en el funcionamiento de las empresas está siendo el aumento del envío de trabajadores al “seguro de paro”, el teletrabajo para aquellas tareas que se pueden adaptar, y la restricción y rotación de la jornada laboral.

En sectores donde el trabajo solo puede desarrollarse de manera presencial, como la construcción, se extremaron los cuidados para evitar el contagio en las obras, aunque algunas se reprogramarán. Por ejemplo, el Ferrocarril Central avanzó normalmente esta semana, pero la “capacidad de producción va a empezar a caer” en los próximos días al 90% y luego estará “entre 60% y 70%”, debido a la alteración de la actividad en los rubros asociados y su logística, así como por un incremento del ausentismo, señalaron a Búsqueda fuentes empresariales vinculadas al proyecto. El desafío para el sector, dijeron, es “llegar a la licencia de la construcción” de la Semana de Turismo.

El presidente de la Cámara de la Construcción, Diego O‘Neill, dijo que se tramita una licencia especial para el sector, seguramente a partir del lunes 23, por razones sanitarias y porque se están dando conflictos ante la reticencia de algunos trabajadores a ir a la obra ante el temor a contagiarse el virus. A 45 días de que venza el convenio colectivo, el empresario consideró “difícil que se pueda negociar en este contexto” un nuevo acuerdo.

Las dificultades en los sectores más perjudicados por la extensión del Covid-19 en el mundo (hoteles, agencias de viaje, comercio, etc.) traerán complicaciones en la cadena de pagos, dijo una fuente de la Liga de Defensa Comercial. Es probable que más empresas cierren o se presenten a concurso en esta coyuntura, pero aclaró que es “muy pronto” para dimensionar el fenómeno.

Las distorsiones de los negocios inmobiliarios y automotores, que se habían enlentecido con el aumento del precio del dólar registrado desde mediados de febrero, se profundizaron en los últimos días con el cierre de las oficinas públicas donde se tramitan y registran esas operaciones. 

El bajo nivel de actividad, combinado con las medidas para prevenir el contagio entre la población, llevó al Banco República a resolver desde ayer, miércoles 18, el cierre de 12 sucursales en Montevideo y cinco en el interior, en todos los casos considerando las que funcionan en los shoppings, que también debieron cerrar sus puertas hasta próximo aviso a pedido del Poder Ejecutivo.

Supermercados y farmacias

Con tapabocas y guantes de látex un hombre de unos sesenta años baila en la vereda, en frente al puerto de Montevideo. El público es un puñado de personas que transita y los vendedores de los locales comerciales que salieron a verlo para entretenerse y charlar ante la falta de clientes. Es que desde el sábado 14 los turistas que llegaban en cruceros y sus tripulaciones tienen prohibido descender por la emergencia sanitaria decretada.

Desde fines de la semana pasada el nerviosismo provocado al confirmarse los primeros casos de la enfermedad en Uruguay disparó las ventas de alimentos y artículos de higiene.  El sábado 14 y domingo 15 se registró el mayor nivel de venta de los últimos años, superando en un 22% al fin de semana previo a la última Navidad, según datos de la red de POS Scanntech.

La cadena Disco informó que el viernes 13 y el sábado 14 facturó 50% más que el fin de semana anterior, y que luego el domingo y el lunes la venta “tendió a normalizarse”. La Asociación de Supermercados pidió calma a los consumidores, asegurando que no habrá desabastecimiento si compran en niveles normales.

Las farmacias son de los comercios con más demanda, y algunas resolvieron limitar la venta por persona de ciertos productos. El último fin de semana la venta de alcohol en gel aumentó 809%, la de toallas desinfectantes 478% y de alcohol líquido 309%, respecto al anterior, según Scanntech.

Fuera de Montevideo, las farmacias no trabajan con stocks grandes, por lo que se quedaron “inmediatamente” sin alcohol en gel, tapabocas y guantes, pero también sin medicamentos con vitamina C, complementos multivitamínicos y antigripales, informó Miguel Taberne, de la Asociación de Farmacias del Interior. “Habríamos triplicado o cuadriplicado las ventas, la demanda fue muy grande, pero trabajamos tres horas y las otras cinco estamos diciendo ‘no hay’”, ilustró. Con la mayor venta, las empresas están aprovechando a poner “las cuentas al día”.

Turismo

El sector turístico es de los más golpeados por la pandemia del coronavirus en el mundo. Los cierres de fronteras, las cuarentenas obligatorias y la prohibición de traslados hicieron que los viajes por ocio o trabajo se tornaran casi imposibles.

La temporada de verano este año había sido difícil, en parte por los problemas económicos de Argentina. Los operadores tenían buenas expectativas para la Semana de Turismo y ya contaban con una gran cantidad de paquetes vendidos; ahora las líneas de teléfono de las agencias de viaje explotan de llamados de clientes que solicitan cancelar o postergar sus viajes.

“Todo eso afecta al sector de transporte en general, a las agencias de viaje que no tienen ventas porque cerramos la entrada de extranjeros y los uruguayos tenemos que concentrarnos en casa. El aislamiento lleva a que tampoco recorramos el país. Todo lo que es hotelería, ni que hablar, gastronomía, entretenimiento, reuniones está paralizado totalmente”, dijo a Búsqueda el presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo, Juan Martínez.

En el sector de agencias de viaje, 224 empleados fueron enviados a “seguro de paro” dentro de las empresas que nuclea la Asociación de Agencias de Viaje del Uruguay (Audavi), dijo a Búsqueda el presidente de esa gremial, Carlos Pera. Otros 38 entrarán en el mismo régimen a partir del 1º de abril.

Muchos establecimientos hoteleros se vieron obligados a dejar de ofrecer sus servicios. Algunos, para evitar riesgos de contagio por aglomeración de personas y otros por la cantidad de cancelaciones de reservas. Por ejemplo, el hotel Enjoy (ex-Conrad) de Punta del Este, que decidió enviar a una cantidad de entre 700 y 800 trabajadores a seguro de paro; unos 200 quedarán para tareas de mantenimiento.

La hotelería ocupa a unas 13.000 personas y, según Martínez, más de la mitad ya fueron enviadas al “seguro de paro”. La Cámara se declaró en “emergencia turística”, y solicitó al gobierno la prórroga para el pago de impuestos y la suspensión del pago de préstamos bancarios para los establecimientos hoteleros. Ayer, el ministro de Turismo, Germán Cardoso, declaró que estas medidas son parte de lo que su ministerio va a “analizar y trabajar con el equipo económico”.

Los operadores ya están previendo afectaciones a su actividad para las vacaciones de julio. “No podés salir a vender (paquetes de viajes) cuando (los gobiernos) están diciendo que no pueden entrar (turistas)”, dijo Martínez. Aerolíneas como American Airlines, Iberia y Air Europa están dejando de volar a Uruguay.

Las perspectivas para el sector son negativas. “Esto no es de dos o tres semanas sino que va a permanecer por tres o cuatro meses, por lo menos. Y después reactivarse nos va a llevar, prácticamente, todo el invierno, con lo cual muchas empresas no se pueden sostener y tienen que minimizar todos sus costos”, advirtió Martínez.

“Esta semana se quiebra la cadena de pagos”, vaticinó en diálogo con Búsqueda Alberto Latarowski, propietario del restaurante Francis y directivo de la gremial del sector. Explicó que las empresas no tienen “espalda” para sostener la caída en las ventas y asumir las obligaciones frente a BPS y DGI. Informó que varios restaurantes están cerrando sus puertas.

Sin shoppings ni espectáculos

Con las aglomeraciones prohibidas, los espectáculos culturales y deportivos quedaron suspendidos.

Ya desencadenó el envío al “seguro de paro” de más de 300 trabajadores de Grupo Cine, Movie Center y Life Cinemas, informaron fuentes del sector. Lo mismo hizo el teatro El Galpón con todo su personal administrativo, de servicio y técnico.

En contrapartida, algunas empresas de televisión para abonados recibieron más consultas para incrementar los paquetes de canales o bien, de nuevos clientes para contratar el servicio. Desde TCC dijeron que todavía no se observa un “cambio significativo” en la demanda de sus servicios, y alegaron que aprovechan la situación para tomar acciones de fidelización de clientes, por ejemplo, abriendo los canales informativos y de dibujitos animados.

Las empresas de telefonía móvil también hicieron una movida comercial similar.

Comercios y servicios

La Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios informó que en el rubro llevan contabilizados más de 2.000  envíos al seguro de desempleo, una cifra que seguramente aumente en los próximos días tras el cierre, desde ayer, de todos los shoppings (solo se mantienen abiertos los supermercados y las farmacias, que tienen entrada independiente).

La menor cantidad de gente movilizándose en la calle también afectó a las empresas de transporte colectivo y de taxímetros.

La venta de boletos de ómnibus en Montevideo cayó 60% el martes 17, informaron desde la intendencia. Los taxis tuvieron un bajón de actividad mayor, informó Oscar Dourado, de la gremial de coches con taxímetro; solo el martes 17 la cantidad de viajes por radiotaxi 141 y radiotaxi Montevideo cayó 60%, a unos 13.000 viajes. A su vez, hubo aproximadamente 1.200 pasajes desde y hacia la terminal Tres Cruces, lo que es “seis veces menos de lo habitual”.

Dourado señaló que por ahora no se han tomado medidas “drásticas” de envíos al seguro de paro, en un sector que emplea a unos 6.000 trabajadores. Informó que tendrá reuniones con el ministro de Trabajo, Pablo Mieres, y con la Cámara de Transporte para buscar soluciones porque dijo que la situación es peor que en las crisis de 1982 y 2002. Como una posibilidad, manejó trabajar en horarios rotativos.

A su vez, las estaciones de servicio vendieron mucho menos en estos días y algunas prevén enviar personal al “seguro de paro”. El presidente de la Unión de Vendedores de Nafta, Daniel Añón, indicó que el lunes 16 la venta cayó 40% en su estación instalada en Malvín. “Va a ser gravísimo el impacto de esto”.

Subsidio parcial

El Ministerio de Trabajo resolvió ayer la creación de un subsidio de desempleo especial para trabajadores de algunos rubros —comercio minorista de alimentación, hoteles, restaurantes, bares, servicios culturales y de esparcimiento y agencias de viajes— afectados por la emergencia sanitaria.  

En primer lugar, los empleadores podrán pedir para sus empleados el “seguro de paro” por la mitad del horario laboral. En este caso, el Banco de Previsión Social (BPS) abonará el subsidio por media jornada, y el trabajador seguirá percibiendo la mitad de su sueldo pagado por la empresa.

Otra flexibilidad refiere a la cantidad de días por las que se puede solicitar el subsidio. Bajo el régimen normal, los trabajadores mensuales solo pueden acceder al subsidio por un mínimo de 30 días. Pero la resolución del Ministerio de Trabajo contempla la posibilidad de enviar trabajadores al “seguro de paro” por una semana, 10 o 15 días, o los que el empleador considere, sin restricciones.

En cuanto a los montos del subsidio, las reglas serán las mismas que para el régimen tradicional; el beneficiario cobrará el 50% de su sueldo en el caso de que se lo envíe a seguro de paro por la totalidad de su horario laboral. Para los trabajadores a los que se les otorgue el beneficio por la mitad de la jornada, el monto será de 25%, pagado por el BPS, y en simultáneo seguirán percibiendo un 50% de sueldo, al trabajar media jornada. La vigencia de la resolución es de 30 días, con posibilidad de extenderse a 30 más.

Para los empleados de la salud que vean afectada su actividad por haber adquirido la enfermedad desempeñándose en oportunidad de su trabajo, Mieres anunció que se explorará darles cobertura por medio del mecanismo de la enfermedad profesional, que provee el Banco de Seguros del Estado.

El gerente de la aseguradora estatal, Raúl Onetto, dijo a Búsqueda que esta semana está prevista una reunión con Trabajo y Seguridad Social para analizar el planteo gubernamental. Aclaró que el actual marco de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales no lo prevé y prefirió no adelantar cuáles serían los pasos a seguir para instrumentar una cobertura de ese tipo.

Recuadro de la nota

▪ Teletrabajo: una opción con reglas poco claras, para seguir en actividad

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.