De interés mutuo: la FAO busca reforzar y ampliar su cooperación en el país

4min 1
Nº2064 - al de Marzo de 2020
por Ruben Flores Agreda*

Uruguay es un socio estratégico en comercio regional, producción agropecuaria sostenible e innovación para la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). ¿Por qué?

Primero, este país es estratégico y singular en la región para la FAO porque cerca del 80% de sus exportaciones son agropecuarias, pero a su vez supo desarrollar una economía de servicios que sustenta un crecimiento sostenido.

Su índice de Gini, que mide la desigualdad según ingresos, se reduce de forma continua y está en 39,5%, el más bajo de toda América Latina y el Caribe (1).

Es un país confiable, estable y ejemplar. La importante lección de madurez política e institucional que dio Uruguay en la elección presidencial lo confirma. Uruguay es responsable ante sus compromisos internacionales, con las Naciones Unidas y la FAO, de las cuales fue fundador.

El país fue sede de la Ronda Uruguay, origen de la Organización Mundial del Comercio; alberga la Asociación Latinoamericana de Integración, el Mercosur y diversas organizaciones clave para articular esfuerzos hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Por otro lado, el modelo de cooperativismo y asociatividad, bases esenciales para los sistemas alimentarios sostenibles a los que aspiramos, centrales para la iniciativa Mano a Mano (2) de nuestro director general, es sólido en Uruguay.

Por estas y otras características geográficas, demográficas e institucionales es un laboratorio de políticas de vanguardia, con potencial para desarrollar e implementar iniciativas innovadoras.

Por ejemplo, el proyecto Ganadería y Clima apoyado por la FAO avanza en implementar y monitorear nuevas prácticas de producción sostenible en Uruguay y el país también innova a escala mundial con el desarrollo de su Estrategia Nacional de Bioeconomía Sostenible, otro ámbito prioritario para quienes apostamos por articular agro y ambiente.

En la lucha por Hambre Cero, ODS prioritario para la FAO, Uruguay se destaca como uno de los tres países de la región con una tasa de desnutrición inferior al 2,5% de su población. Es cierto que no es un modelo perfecto; lo demuestra su índice de sobrepeso y obesidad de 65%, entre los mayores de la región.

El país también ha tenido una actitud responsable ante este desafío. En el contexto de la revisión de la aplicación del decreto del etiquetado, que valoramos como una herramienta eficiente para fortalecer el derecho a elegir alimentos de manera informada, atendiendo esta nueva postura, ponemos nuestra expertise técnica internacional y nuestra capacidad de trabajo en equipo con otras entidades de Naciones Unidas a disposición de la comisión multidisciplinaria e interministerial que se dispuso crear.

De lo regional a lo nacional

Mi triple función, en el ámbito regional, subregional y nacional, no es casual. Es una decisión estratégica del nuevo director general de la FAO, Qu Dongyu, y del representante regional para América Latina y el Caribe, Julio Berdegué, en busca de mayor eficiencia.

Se trata, por un lado, de valorar la singularidad de Uruguay en la región y, por otro, de fortalecer nuestra cooperación desde un enfoque de integración regional comercial.

Como oficial regional de Políticas debo facilitar e impulsar la discusión de la estrategia sectorial agropecuaria, reconociendo la necesidad de renovar la perspectiva de cara a 2030.

Entiendo que esto implica apreciar en clave de desarrollo territorial, por un lado, el aporte del agro a la producción nacional, regional y mundial y, por otro lado, el rol clave que este juega en el acceso a la alimentación saludable.

A su vez, la generación de empleo y el desarrollo de servicios son claves que se logran dando valor agregado a la producción agroindustrial con innovación, pensando en la juventud de la región y en sistemas productivos sostenibles.

En paralelo, debo trabajar en la búsqueda de herramientas que fortalezcan las exportaciones para abastecer la demanda creciente de alimentos saludables a través de acuerdos comerciales.

¿Qué podemos hacer juntos?

Juntos podemos hacer mucho, esa es la filosofía de la iniciativa Mano a Mano.

En este contexto de cambios en una región en decrecimiento y crisis diversas, se da la oportunidad de ampliar lazos.

Compartimos el sueño del presidente Luis Lacalle Pou de convertir a Uruguay “en un centro internacional de inversión y formación en tecnologías de la información y la comunicación”. Gracias al Memorandum de Entendimiento en cooperación sur-sur firmado con la FAO, Uruguay puede exportar tecnología y conocimiento apoyando el desarrollo mundial.

En definitiva, este país tiene todo para liderar el reimpulso del comercio, de las relaciones regionales y mundiales, incluso en base a acuerdos bilaterales o triangulares facilitados o apoyados por la FAO, gracias al Memorandum y a diversos ámbitos multilaterales regionales e internacionales a los que abrimos puertas.

Una de esas oportunidades será la Conferencia Regional de ministros prevista para este año, en donde los temas centrales serán: innovación y agricultura digital, transformación de los sistemas alimentarios en pos de una alimentación saludable para todas las personas, iniciativa Mano a Mano para sociedades rurales prósperas e inclusivas y, también, agricultura sostenible y resiliente al cambio climático.

Uruguay está invitado a asumir un rol central en ese encuentro, y en la FAO, como ejemplo y motor del desarrollo sostenible, reafirmando las sólidas bases en las que se arraiga nuestra colaboración futura.

* Oficial Principal de Políticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en América Latina y el Caribe y Punto Focal de Coordinación subregional para América del Sur. Desde el 9 de marzo 2020 es Representante de la FAO ad ínterim en Uruguay, sustituyendo a mi colega Jorge Meza.

(1) https://bit.ly/2TXMGhy

(2) https://bit.ly/2TUBVfZ

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.